Tops México | Sillas excepcionales para gente que se sienta como David Bowie
16724
post-template-default,single,single-post,postid-16724,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Sillas excepcionales para gente que se sienta como David Bowie

La escritora ucraniana-brasileña Clarice Lispector dedicó parte de sus mejores relatos a cuestionar las cosas, lo doméstico y lo que lo rodeaba. En su obra Silencio (1974) hizo famosa esta frase, para añadir después su reflexión sobre la suprema cotidianidad de este objeto en el que pocos reparan: “Después los siglos se sucedieron y nadie más prestó realmente atención a una silla, pues usarla es casi automático”.
En contra de esta conclusión doméstica camina la exposición The Chair , de la galería The Future Perfect de Nueva York, en la que 48 artistas presentan diseños únicos, “bajo el reto de reinventarlo”, en una reflexión sobre el concepto de asiento.
Entre los creadores invitados está el diseñador español Jorge Penadés (Málaga, 1985), con una silla realizada en vidrio templado de 12mm, en la que las piezas no están unidas con ningún tipo de cola o pegamento. “El sistema de unión es simplemente mecánico y se consigue a través de la tracción que genera la carraca y la capacidad de resistencia del cuero a tensión”, cuenta.
La silla, bajo el nombre Look Mum no UV! , en alusión al tipo de pegamento con luz ultravioleta habitual utilizado con este tipo de vidrio (aquí inexistente), tiene un peso de 30 kg y, en su diseño, Penadés buscó “dirigir la mirada al sistema de unión de las piezas”. Cintas de cuero y carracas metálicas de amarre son las protagonistas: “Al tener un objeto transparente, la atención va directamente a estas zonas de unión y,
además, hace comprender cómo funciona este sistema constructivo al poder seguir con la mirada la cinta de cuero”. La silla se ha puesto a la venta por un precio de 5.200 dólares (4.700 euros).