Tops México | ¿Por qué el sentido común es el “menos” común de los sentidos?
16910
post-template-default,single,single-post,postid-16910,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Por qué el sentido común es el “menos” común de los sentidos?

Descartes señalaba que el sentido común era la cualidad mejor repartida del mundo; no había persona que no dispusiera de ese regalo juicioso. El célebre matemático y filósofo entendía que esta dimensión, más allá de la idiosincrasia de cada uno, nos permitía tener claro a todos por igual que era lo correcto, lo aceptable y qué rozaba la irracionalidad.

Ahora bien, como señaló Voltaire en su día, el sentido común es en realidad el menos común de los sentidos. ¿Qué significa esto? Básicamente que no siempre se da o se percibe esa unanimidad a la hora de entender qué es lo lógico o lo esperable en cada situación. De algún modo, cada uno integra en su ser su propio sentido común, el cual, en ocasiones, no marida con el que tienen los demás.

Por otro lado, lo más curioso de todo es que a todos nos iría mejor si fuéramos capaces de aplicar esa sencillez en cuanto a valores y principios de actuación, partiendo de una esencia juiciosa y casi universal. Sin embargo, en ocasiones, aun sabiendo qué sería lo más aceptable en cada situación, no lo aplicamos; bien por dejadez, por desafío, desidia o porque nuestra mente está ocupada en otros complejos universos.

El sentido común nos dice, por ejemplo, que deberíamos llevar una vida más saludable; sin embargo, no siempre anteponemos nuestra salud a la gratificación inmediata. El sentido común nos susurra a menudo que ese papel debería ir a la basura, que deberíamos reciclar más, que no hay que leer los mensajes en el móvil mientras conducimos o que deberíamos compartir tiempo de calidad con las personas que amamos.

¿Qué nos dice la psicología sobre el sentido común?

Adrian Furnham, psicólogo de la University College de Londres, escribió un libro muy interesante titulado Todo en la mente: la esencia de la psicología(1996). Las premisas de Furnham son rotundas y nos advierten de lo siguiente: no debemos dar nada por sentado: a veces, lo que se considera que es de sentido común es un auténtico sinsentido.

Lo que intenta transmitir en sus trabajos es la necesidad de adoptar siempre una visión crítica y realista sobre la realidad. Si tenemos que tomar decisiones, lo mejor es analizar el contexto, las particularidades del caso y aquello que a nosotros nos convenga o nos parezca más acertado, siendo eso sí, juicios y razonables. Dejarnos llevar por lo que se considera mero ‘sentido común’ puede llevarnos a más de un error.

Furnham recuerda, por ejemplo, esos hechos que hasta no hace no mucho se consideraban verdades universales, como que las mujeres no eran lo suficientemente inteligentes para votar o que el mejor sitio para las personas con discapacidad era estar recluidos en instituciones. Por tanto, el sentido común no siempre está bien calibrado, puede ser caduco o no ajustarse a nuestras necesidades personales. Usémoslo también con cierto juicio crítico y entendiendo que el sentido común de los demás puede ofrecer conclusiones diferentes al que ofrece el nuestro simplemente por contar o valorar la situación desde otro punto de vista.