Tops México | Por qué China roba datos privados de decenas de millones de estadounidenses
17309
post-template-default,single,single-post,postid-17309,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Por qué China roba datos privados de decenas de millones de estadounidenses

En 2017, la empresa Equifax denunció el robo de datos personales de 145 millones de estadounidenses de sus servidores. Los datos incluían nombre completo, dirección, fecha de nacimiento, número de la seguridad social y del carné de conducir, datos clave en Estados Unidos. Hace unos días, el Departamento de Justicia norteamericano sorprendió acusando del robo a cuatro soldados chinos. No es la primera vez que China roba datos personales de millones de americanos.

Equifax es un data broker, vive de los datos: recopila información sobre consumidores y negocios que sirve para averiguar su fiabilidad financiera. Los intrusos también se llevaron los modelos predictivos que Equifax usaba para valorar a millones de ciudadanos.

El relato del hackeo que hace el Departamento de Justicia es impresionante: emplearon 34 servidores en cerca de 20 países para disimular sus pasos. Troceaban los archivos que robaban, los descargaban y los borraban para no dejar rastro. Mandaron unas 9.000 peticiones a Equifax para comprobar qué había en sus bases de datos. Eran claramente profesionales.

Equifax, sin embargo, se lo puso fácil. La empresa usaba un software llamado Apache Struts. En marzo de 2017, Apache anunció una vulnerabilidad que permitía acceder en remoto a sus sistemas y manejarlos. Equifax no tapó el agujero, según el Departamento de Justicia. Era como si un equipo de ladrones preparados para robar un valioso picasso llegasen al museo y se encontraran la puerta abierta con las llaves puestas: cada noche regresaban sin ser vistos a mirar qué más llevarse, y cuando cogían un cuadro colgaban una copia en su lugar; acabaron por llevarse docenas de pinturas.

¿Pero para qué quiere China tantos datos personales? Probablemente para más de una cosa, pero la más clara es para convertir a funcionarios o empresarios estadounidenses en espías para China. El método tradicional de convertir a un agente doble era detectarlo, y luego en persona observarlo, contactarlo y convencerle. Todos los pasos son delicados y suelen hacerlos agentes distintos para no quemarlos a todos si algo sale mal.

Fuente: https://elpais.com/tecnologia/2020/02/17/actualidad/1581897525_009258.html



TwitterFacebookInstagram