Tops México | La otra historia de la violencia en México
17104
post-template-default,single,single-post,postid-17104,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

La otra historia de la violencia en México

La ola de feminicidios en México registra, al menos, 10 muertes de mujeres diarias de acuerdo con cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Lo que representa una decena de familias destruidas por el crimen y, en algunos casos, niños huérfanos producto del feminicidio.

Los huérfanos del feminicidio son las otras víctimas de los violentos crímenes cometidos contra mujeres en nuestro país. José María, tiene dos años y cuatro meses y aún no comprende que es de esos niños a los que la violencia de género les arrebató a su madre.

Rosalinda García y su esposo tuvieron que convertirse en “padres” del pequeño luego feminicidio de Fanny, su hija.

“Es retomar el rol de mamá. Dejo de ser abuela para ser madre. Es (ver) medicinas, médico, cambiar pañales, desvelarse, porque me dejó al bebé de siete meses”, Rosalinda García.

Sin embargo, el caso de José María no es el único, el patrón parece repetirse en las familias resquebrajas: los abuelos son, la mayoría de las veces,  los que quedan a cargo de los menores cuando su madre es asesinada.

Los huérfanos del femenicidio de Adriana

A Adriana la mataron hace casi un año y con su partida quedaron en la orfandad dos pequeños:  Ashly Nataly, de nueve años, y Sebastián de seis años. Ambos son cuidados por su abuela Josefina Cruz quien trata de mantenerse a flote con un puesto de comida que a veces no alcanza.

No me pesa porque siempre he trabajado, pero ahorita por mi estado de salud como que se me está haciendo más difícil” Josefina Cruz.

Con la edad de Josefina, 60 años, y las dificultades mismas de los años, el miedo de desamparar a sus nietos crece.

No me da miedo morirme, lo único que me da miedo es dejarlos a ellos solos porque no cuentan con un padre, ni familia”, Josefina Cruz.

¿Qué hay después para los huérfanos del feminicidio?

Continuar entre el dolor y la impunidad por el feminicidio de su familiar es algo a lo que se enfrentan aquellos que asumen la responsabilidad de hacerse cargo de los pequeños huérfanos. Aunque existe un apoyo por parte del gobierno Federal, éste es insuficiente.

Rosalinda García y su esposo reciben 330 pesos mensuales por parte del Estado como apoyo a José María. Las autoridades les han ofrecido también atención psicológica y una beca que rechazaron porque el menor todavía no va al jardín de niños.

Gracias a Dios nuestro trabajo nos ha permitido sacar al niño adelante”, Rosalinda García.

Por su parte, Josefina Cruz busca todo el apoyo que las autoridades puedan darle. La Comisión de Víctimas local ya la apoya con 2 mil pesos al mes para los dos niños.

¿Usted cree que dos mil pesos mensuales a mí me sirven? Desayunan, comen y cenan, y dicen ‘abuelita, quiero esto'”, Josefina Cruz.

Aunque los menores ya reciben atención psicológica, Josefina no está muy segura de querer seguir el caso judicial por el asesinato de su hija hasta dar con el responsable.

Es bien desgastante, es volver a abrir la herida. Todos nos prometen que nos van a ayudar, que nos van a apoyar, yo no lo veo claro”, Josefina Cruz.

Las crudas cifras de huérfanos del feminicidio

Las víctimas suben y se cuentan ya por miles. De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en 2018 fueron asesinadas tres mil 580 mujeres. Un promedio 9.9 mujeres asesinadas al día, de los cuales sólo el 23% de los casos fueron investigados como feminicidio. Y en enero a junio de 2019  los datos oficiales han registrado mil 812 asesinatos de mujeres, es decir, un promedio de 10 mujeres al día, retomó el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

Aunque los hijos de las mujeres asesinadas habían quedado invisibles para las autoridades.

En el caso del feminicidio, la mayoría de las mujeres tienen hijos e hijas, (pero) no se hablaba de ellos, nadie estaba muy consciente”, reconoce Nadine Gasman, titular de Inmujeres.

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) estima que tan solo de diciembre de 2018 a junio de este año, habría unos cuatro mil 275 menores de edad con estas características que requieren apoyo del Estado.

Sin embargo, esa cifra es solo una aproximación del tamaño real de la situación, pues las autoridades la obtuvieron al cruzar el número de indagatorias por feminicidio con los cerca de 2,1 hijos que se estima tiene en México una mujer en edad fértil, es decir, podría haber más huérfanos del feminicidio.

En incontables ocasiones, organizaciones defensoras de derechos de las mujeres como el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), han solicitado un correcto funcionamiento de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) que priorice la atención a víctimas, específicamente a los niñas y niños huérfanos, la atención urgente de niñas/os y adolescentes afectados y olvidados a consecuencia de la violencia feminicida.

Autoridades del Inmujeres espera que para 2020, se tenga completo el censo de cuántos menores han quedado huérfanos por la violencia feminicidia en México.



TwitterFacebookInstagram