Tops México | ¿Eres líder o jefe? Ser un jefe anticuado puede costarte demasiado. Considera estos puntos antes de atreverte a tomar una posición.
18057
post-template-default,single,single-post,postid-18057,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Eres líder o jefe? Ser un jefe anticuado puede costarte demasiado. Considera estos puntos antes de atreverte a tomar una posición.

Mucho se habla de las características de un buen líder y cómo desarrollar habilidades de liderazgo. Sin embargo, la realidad se ve distinta cuando estamos en una nueva posición, con un equipo nuevo, que en ocasiones está incompleto. Si a esto sumamos el desconocimiento sobre la empresa y su cultura organizacional, así como cientos de correos que leer, juntas a las cuales asistir y decisiones que tomar, el resultado es generalmente un alto nivel de incertidumbre, poca claridad, y muchas responsabilidades y pendientes que pueden hacernos sentir superados y sin saber por dónde empezar.

Es en estos momentos cuando necesitamos llevar a cabo algunas acciones concretas para avanzar con claridad sobre los objetivos y el camino, y dejarlos igualmente claros al equipo. Los libros de liderazgo pueden ser una buena base, pero también podemos sentir que son abstractos, conceptuales y lejanos a la realidad caótica que podemos tener enfrente.

Por eso que te compartiré algunos pasos que he seguido las veces que he comenzado alguna nueva posición de liderazgo. Espero te aporten valor y algo de estructura al reto profesional que estés viviendo actualmente.

1 Las personas y sus motivaciones

Lo primero y más importante es que conozcas a las personas que te reportan directamente. Si bien lo ideal sería que conocieras a todo tu equipo, comienza por aquellas personas que te reportan de manera directa. Busca que el primer encuentro sea individual y personal, conoce sus antecedentes académicos y profesionales, así como sus inquietudes y aspiraciones profesionales. Da espacio a una conversación espontánea y mantén una postura abierta a que compartan algunos datos de su vida personal. Lo importante será iniciar un diálogo abierto y generar confianza en la relación; sobre todo, conocer lo que quieren para tratar de acomodar las necesidades de la persona con las necesidades del negocio.

2 Necesidades y posibles soluciones (equipo, colegas y clientes)

Es posible que cuando te asignaron tu nueva posición, tu superior te haya definido las prioridades, mas no te haya dicho cómo lograrlas (¡para eso te contrató!). Así que indaga acerca de las necesidades y posibles soluciones sobre las cuales debes tener influencia en tu nuevo rol. Para ello, contacta a tu equipo, colegas y clientes. A través de ellos, conoce las diferentes aristas de la situación y recaba ideas para hallar posibles soluciones. Te sorprenderás como este ejercicio te ayudará a ir creando un juicio propio y grandes ideas que dispararán tu innovación y tu posibilidad de proponer soluciones innovadoras y efectivas.

3 Roles, responsabilidades y expectativas

Cuando tomas una nueva posición, es importante que conozcas los roles y responsabilidades de cada miembro de tu equipo. Conforme sigas desarrollando tu posición, seguramente surgirá la necesidad de ajustar algunas tareas e, incluso, cambiar parte de la estructura de tu equipo. Las necesidades del mercado evolucionan y por ende los procesos y estructuras de las organizaciones. Observa, conoce, aprende y decide la mejor estructura de tu equipo. Ya que hagas este proceso, asegúrate que cada persona tiene claridad de qué se espera de ella y cómo se ve el éxito en su posición.

4 Objetivos relevantes

Asegúrate que tanto tu posición como la de tu equipo tengan un balance entre actividades operativas o regulares y nuevas actividades que aporten valor y soluciones a la empresa. Aun cuando una posición sea operativa, es importante que anualmente cada persona tenga una nueva aportación de valor, a través de la cual su trabajo y esfuerzo impacten en la experiencia del cliente, simplificación de procesos, mejora de utilidad o cultura organizacional. Estas iniciativas son las que puedes resaltar en una entrevista de trabajo y te ayudarán a construir el siguiente escalón para seguir creciendo dentro de la organización.

Adicional a los objetivos individuales, será importante que como equipo definan uno o dos objetivos que aporten valor a la organización. Para la ejecución de estos objetivos crea grupos de trabajo que tengan actividades específicas, resultados esperados y fechas de entrega establecidas.

5 Comunica, comunica, comunica

Cuando tienes una nueva posición, uno de los elementos más importante es la comunicación constante con tu equipo, pares y superiores. Esta comunicación deberá ajustarse según el objetivo que tengas. Si es una comunicación de indagación, probablemente sea más larga y estructurada, si es informativa, puede ser más frecuente y breve. Establece canales formales e informales, y asegúrate que las acciones que estás llevando a cabo, así como las que realiza tu equipo, son comunicadas en tiempo y forma dentro de la organización. Ejecuta check points regulares tanto con tu equipo como con tu jefe para verificar la alineación de expectativas y procesos.

Tomar una nueva posición implica, con frecuencia, salir de la zona de confort y poner un esfuerzo adicional para observar, conocer las necesidades, diagnosticar, proponer soluciones, ejecutar y dar resultados. Este proceso no es inmediato, pero cuando empieces a ver los frutos de tu trabajo, te llenará de satisfacción. ¡Mucho éxito!

 

Fuente: https://daliaempower.com/dalia-media/5-primeras-acciones-que-debes-realizar-si-ascendiste-a-lider-en-tu-lugar-de-trabajo/



TwitterFacebookInstagram