Tops México | Deshielo deja al descubierto una isla no identificada en la Antártida
17368
post-template-default,single,single-post,postid-17368,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Deshielo deja al descubierto una isla no identificada en la Antártida

Científicos estadounidenses de la expedición PolarTREC descubrieron una isla en la Antártida, que hasta ahora había sido considerada un icerberg y debido al deshielo generado por el calentamiento global ha logrado exponer la roca subyacente que la compone; su existencia no se encuentra registrada en mapas.

Embarcados en la zona, los científicos acotaron que la isla de la Antártida fue localizada frente al glaciar de Pine Island; creen que la masa de hielo que resiste sobre ella parte de la plataforma flotante y masiva que entra al océano desde el borde del glaciar. De ser así, sería una prueba más del retroceso de glaciares antárticos por el calentamiento global.

Características de la isla en la Antártida

  • La isla en la Antártida, de unos 350 metros de largo, fue bautizada como Sif, en honor a la diosa nórdica asociada con la tierra, y los científicos han comprobado que el territorio recién descubierto se encuentra formada principalmente por granito.

“La geología de la Antártida está tan cubierta de hielo que realmente no sabemos mucho al respecto”, expresó Jim Marschalek, estudiante de doctorado en Ciencias de la Tierra en el Imperial College de Londres, en Reino Unido, y uno de los investigadores en el blog de la exploración de PolarTREC.

Además, Jim Marschalek puntualizó que el descubrimiento de Sif, la isla en la Antártida, fue una oportunidad especial, pues no hay otras rocas de afloramiento a 70 kilómetros (km) en ninguna dirección. Si bien es territorio para iniciar investigaciones, enciende las alarmas sobre el calentamiento global.



TwitterFacebookInstagram