Tops México | BRASSAÏ. EL OJO DE PARÍS
16717
post-template-default,single,single-post,postid-16717,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

BRASSAÏ. EL OJO DE PARÍS

EXPOSICIÓN TEMPORAL

La obra fotográfica del artista es penetrar en el corazón mismo de la ciudad que enamoró a buena cantidad de intelectuales que habrían de convertirse en íconos del siglo XX del avant garde.
Estamos a punto de emprender un viaje en el tiempo a los años veinte, y nada menos que en compañía de Gyula Hálasz, mejor conocido como “Brassaï”, gentilicio francés de la ciudad húngara Brassó, ¿la ocasión?, la más reciente exposición que se presenta del 15 de marzo al 16 de junio en el Museo del Palacio de Bellas Artes, Brassaï. El ojo de París, que reúne más de 200 fotografías vintage que han itinerado en museos de España, San Francisco, y que hoy acoge el primer lugar de exhibición en nuestro país. Ya con anterioridad, este espacio ha servido de escenario para muestras fotográficas de alto renombre como Henri Cartier-Bresson. La mirada del siglo XX, Nacho López. Fotógrafo de México, Robert Doisneau. La belleza de lo cotidiano, por mencionar algunas, y que lo han posicionado como uno de los museos más comprometidos con incluir dentro de su oferta cultural no sólo obra plástica sino también fotográfica.

Esta exposición fue organizada por fundación MAPFRE en colaboración con el Museo del Palacio de Bellas Artes, INBAL, y está conformada por doce núcleos temáticos que dan cuenta de la vasta producción del artista: París de noche, Placeres, París de día, Grafitis, Minotaure, Lugares y cosas, Personajes, Sociedad, Cuerpo de mujer, Retratos. Artistas, escritores, amigos, La calle y Sueño.

Además de la calidad y belleza de las imágenes, resalta el trabajo museográfico que consigue con éxito hacer sentir al espectador inmerso en la atmósfera de la calle parisina, con detalles e iluminación especial que no pasan desapercibidos; en un auténtico rendez-vous, como el mismo Philippe Ribeyrolles, sobrino del fotógrafo, comentó en uno de los recorridos guiados que tuvo a bien ofrecer durante la inauguración.

Y, Brassaï no pasaría inadvertido dentro de este círculo; Jacques Prévert, Pablo Picasso, Salvador Dalí, o Anaïs Nin son solo algunos de los nombres que eran familiares a la lente de Hálasz, así como a su día a día. Fue la época de esplendor de la ciudad de las luces, con la seducción de la niebla y las farolas de gas, los paisajes que habrían de representar la belleza de la Francia de entreguerras, y que hoy, tenemos oportunidad de conocer.



TwitterFacebookInstagram